MONEY FOR NOTHIN’ – DINERO Y ÉTICA.

– DINERO Y ETICA –

moneyy

¿Para qué sirve la ética? Pregunta con grandes dosis de planteamientos a resolver.

En primer lugar partiremos del funcionalismo en sí de la ética aplicado a las conductas individuales enfocadas a el ámbito social y en el funcionamiento de las organizaciones, planos en los que su aplicación es más usual.

Conocer y recordar que es más prudente cooperar que buscar el máximo beneficio individual, buscar aliados más que enemigos. Y que esto vale para las personas, para las organizaciones, para los pueblos y para los países.

Nos hayamos ante un breve manual de “instrucciones del mundo contemporáneo” en el que nos podemos enfocar en dos certezas : Primero, el altruismo es un motor más poderoso que la avaricia. Y segundo, “conjugar justicia y felicidad” lo que viene a ser la receta más sencilla para conducirse eticamente por esta época en la que nos ha tocado vivir

Esta lección, deriva de todo un sistema de pensamiento que sustenta el frágil equilibrio de eso que llamamos civilización. Al fin y al cabo, todos tenemos una talla moral: una evidencia que demuestra en la práctica otro hecho incontrovertible, y es que no hay seres humanos amorales. O dicho en otras palabras, “somos constitutivamente morales”, y por consiguiente, lo más acertado y rentable –ahí es nada– sería “intentar sacar el mejor partido posible de ese modo de ser nuestro, del que no podríamos desprendernos aunque quisiéramos”.

Efectivamente, esta época actual nos está deparando demasiados ejemplos de las consecuencias de la falta de ética en las conductas de muchas personas con ciertas responsabilidades políticas y sociales. Y es preciso recordar que la ética “sirve”, entre otras cosas, para abaratar costes en dinero y sufrimiento en aquello que está en nuestras manos lograr, en aquello que sí depende de nosotros. Y también para aprender, entre otras muchas cosas, que es más prudente cooperar que buscar el máximo beneficio individual caiga quien caiga. Ninguna sociedad puede funcionar si sus miembros no mantienen una actitud ética. Ni ningún país puede salir de la crisis si las conductas antiéticas de sus ciudadanos y políticos siguen proliferando con toda impunidad y falta de compromiso social, descartando todo tipo de empatia humana.

Una actitud ética es fundamental en mi opinión, ninguna sociedad ni sistema ni organización puede funcionar si sus comportamientos no son éticos o de buena fé, ya no se trata de ser y actuar como una ONG, ser la Iglesia Católica, una entidad del Opus, o una comuna hippie, si no de actuar sin causar perjuicio alguno o consecuencias negativas.

Por ello nosotros los publicistas, debemos actuar de manera consecuente a sabiendas de que nuestras acciones tienen una proyección y efecto social, se trata de sentir que las cosas se hacen por el buen camino, se trata de sentir de verdad, actuar por y para, sin ningún tipo de interés oculto o pretensiones , enlazar justicia y felicidad, actuar en consecuencia básicamente, buscar y perseguir un beneficio mutuo y, vivimos en sociedad, vinculados por pequeños enlaces que forman un todo, encontrar el bien colectivo e universal, no estoy hablando de una absurda utopía, estoy hablando de pensamientos convertidos en intenciones derivados en acciones, puro convencimiento propio.

La necesidad de la ética es algo fundamental en la actualidad, es más prudente cooperar y generar beneficio común:

“El coste de la inmoralidad seguirá siendo imparable y el pan de cada día” por desgracia ciertas actitudes seguirán intocables.

En cierto modo, hemos de remontarnos a una de las principales causas de la crisis, la falta de ética y moralidad han jugado un papel importante en sus inicios, como fuente de deterioro moral a nivel social, empezando desde las responsabilidades de las personas que gestionan los altos cargos a día de hoy, mostrando una ausencia total de respeto y compromiso: “Lecciones de deterioro moral”.

¿Qué podríamos entender como una ciudadanía, institución u organización buena y justa? Qué factores o patrones de conducta intervendrían en tal percepción de un determinado colectivo ¿Cuáles son las reglas del juego?.

¿De qué fundamentos se sustentaría una democracia autentica? Una democracia representativa, una autentica democracia del pueblo, dónde las responsabilidades sean bien utilizadas y aprovechadas, dónde prime la ética y conciencia del bien común y se mantenga enfocada a una misma dirección en pleno beneficio social. ¿Otra vez estaríamos hablando de utopía?.

¿Qué es hoy en día considerado justo? ¿De que depende? ¿Quién lo determina y por qué? El gran dilema, la idea base se sustenta en intentar determinar lo que le corresponde a cada uno. Conjugar los dos horizontes de la ética: Justicia y felicidad.

La justicia va enlazada a la felicidad en cierto modo, las concepciones de la justicia son diversas a día de hoy, y expuestas de manera nublosa y casi inexplicable, diferentes criterios, diferentes percepciones.

Los mínimos de la justicia son exigibles, y los máximos de la vida feliz logrados.

La conciencia moral de nuestro tiempo se ha expresado públicamente ante declaraciones y pretensiones en los que se asegura la defensa de los derechos humanos a la dignidad, todo ello aparentemente aplicado e integrado en el sistema, ignorando su superflua realidad.

“ Todos nuestros proyectos y aspiraciones son entendidos como lo que somos y fruto de nuestra propia naturaleza fundamentada por nuestra propia moral”

Por otro lado centrándonos en el ámbito de la ética empresarial o ética de los negocios, hacer un hincapié en la llamada “ética de la cosmética” hablemos de ética no de cosmética. El maquillaje se esfuma al cabo de unas horas, mientras que el carácter se labra día a día, requiere esfuerzo, entrenamiento, tomar vitaminas, optar por las cosas que realmente valen y dan el verdadero sentido y utilidad.

“Todos ven lo que pareces, pocos palpan lo que eres”

La ética es el florecimiento de todas nuestras capacidades, la interpretación de las virtudes enfocada al comportamiento, apostar por una vida de plenitud unido a las exigencias de la moral y la justicia.

Ahora, más que nunca, necesitamos la ética.

Irene Pérez Tello.

– Etica empresarial – Publicidad y Relaciones Públicas 2013/2014 –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s